Qué es el Hoodoo

El Hoodoo es un sistema de carácter mágico que ha sido creado por los descendientes africanos en América, al punto que se le conoce mucho como una clase de curanderismo afroamericano o brujería del mismo origen.

Por lo que, para aclarar todas estas dudas y con el objetivo de proporcionarte más información al respecto, vamos a hablar un poco más de lo que trata esta creencia Hoodoo, así que quédate con nosotros para que conozcas más al respecto de este interesante tema.

hoodoo

¿Qué significa Hoodoo?

El Hoodoo es una seria de prácticas, acciones, tradiciones y creencias espirituales en donde se utiliza la magia para interactuar con el otro mundo en busca de respuestas o seguridad para la vida en el plano terrenal.

Fue creado por los africanos esclavizados en América del Norte y ellos lo mantuvieron en secreto de sus dueños para evitar castigos o la prohibición total de su práctica, querían conservar ese vínculo cercano con sus raíces.

Se sabe que el Hoodoo se originó desde las diferentes religiones y varias tradiciones africanas que coexistieron hasta formar algo totalmente nuevo y con identidad propia. Incluso, se sabe que muchos de sus cualidades mágicas están basadas en aspectos de los indígenas del sur de Estados Unidos.

De hecho, en Gullah South Carolina Lowcountry, el Hoodoo también se le conoce comúnmente como “Lowcountry Voodoo”.

En su momento, se esparció por todas las zonas del país y las personas que lo practican son llamados rootworkers, conocidos por usar símbolos, hechizos e incluso pócimas para lograr diferentes objetivos gracias al contacto con otras entidades o por emplear la energía del mundo místico.

Origen De Hoodoo

Aproximadamente 388,000 esclavos de diferentes zonas de África fueron trasladados a América del Norte en los siglos XVII y XIX, como parte de las transportaciones transatlánticas para conseguir mano de obra que trabajara en plantaciones.

Todos pertenecían a distintos grupos étnicos, tales como el Kongo, Igbo, Akan, Mandé, Yoruba, Fon, Ewe y Fulbe, tan solo por mencionar algunas.

Después de la llegada de tantos africanos, los mismos crearon el Hoodoo para formar una pequeña comunidad cuyo objetivo era mantener parte de sus raíces, hacer lazos irrompibles entre ellos y finalmente, que esta nueva religión fuera una resistencia en contra del esclavismo. 

A causa de que esta nueva agrupación de negros no tenían los mismos métodos de ayuda médica y psicológica que la gente natural americana o europea, los miembros se veían en obligación de depender uno de los otros para su supervivencia.

Como resultado de todo esto, desde los afroamericanos libres hasta aquellos que eran esclavizados, se veían en la situación de depender del Hoodoo como una fuente de protección.

A medida que pasaba el tiempo y aparecía descendencia nacida sobre suelo estadounidense, poco a poco estos esclavos fueron denominados como afroamericanos, sin embargo, ese cambio de nombre no significaba nada para ellos a nivel de recibir un trato justo y digno.

En el medio de todo esto, las prácticas del Hoodoo siguieron aumentando y unificando a todas las personas que tenían un nexo con el tercer continente más grande del mundo, por lo que fueron perfeccionando las conjuraciones y rituales que hoy en día son insignia de esta creencia.

hoodoo

Uno de los aspectos más predominantes, fue el uso de un ritual para poder ser libres. Básicamente, consistía en dibujar un circulo en el suelo y hacer bailes muy específicos a su alrededor en sentido contrario de las agujas del reloj.

Esto les permitía comunicarse con antiguos ancestros hasta lograr la posesión espiritual, así podían hacer consultas sobre lo que venía en el futuro, protecciones contra todo mal o peticiones para influenciar la vida terrenal hasta alcanzar la libertad.

Claramente, son costumbres que se conservaron a pesar del intenso cambio que había sufrido esta población desde su injusta captura desde su tierra natal. No obstante, tales ritos se combinaron con otras religiones y esto al final, resultó en lo que se conoce como la identidad afroamericana.

Como prueba de esto, el autor y antropólogo Tony Kail dirigió varias investigaciones en comunidades afroamericanas ubicadas en Memphis y allí encontró suficiente evidencia sobre la evolución de la magia del Hoodoo como mecanismo de defensa e incluso consuelo para las penurias que pasaron los esclavos en su momento.

Concluye en su estudio que “las tradiciones y  religiones africanas antiguas , lograron sobrevivir los movimientos trasatlánticos y fueron preservadas entre los diferentes “rootworkers” y curanderos”.

Ahora, como dijimos anteriormente, el inicio de este culto es el sincretismo de varias corrientes religiosas pero queremos enfocarnos en los fundamentos obtenidos de África que señala la citación del párrafo superior.

La influencia centró africana

Las creencias del Kongo representan el ciclo de la vida y muerte de los seres humanos como la esencia de la propia existencia. Es un proceso donde las almas interactúan entre ambos mundos para lograr la reencarnación, iniciando todo otra vez.

Se le conoce como curso de Yowa y se simboliza mediante un cosmograma único que los esclavos dibujaban para conservar su cultura en suelo americano. Encarna entonces, los orígenes del Hoodoo que conocemos hoy.

Cosmograma del Kongo Yowa

La presencia del Bantu-Kongo en las prácticas del Hoodoo es muy evidente por las características que comparten, sin embargo, la existencia de su símbolo dibujado en múltiples sitios en plantaciones, indica que su lazo es más cercano de lo que parece.

Este cosmograma también llamado dikenga, es un símbolo unitario tal como la bandera nacional de un país, por lo que no se encuentra en otras religiones y busca representar las energías cósmicas. Básicamente, es una cruz con pequeños discos en cada uno de sus extremos que en el centro cuenta con un circulo y por la parte externa la rodean varias flechas que apuntan en dirección opuesta a las manecillas del reloj.

La intersección de ambas líneas es el lugar donde el mundo espiritual y el mundo terrenal se unen por un breve periodo de tiempo, de allí que se delimite con una figura circular para remarcar tal área.

Luego, las pequeñas ruedas que se observan al final de la cruz son los puntos cardinales y manifiestan la fuerza mística de ambos planos, como la belleza de la naturaleza, la espiritualidad de las personas mundanas y la divinidad del reino superior.

Además, las flechas serían las almas que van en constante movimiento entre todos los universos de existencia.

Tomando en cuenta todo el concepto detrás del cosmograma del Kongo, los practicantes del Hoodoo lo utilizan para lograr una comunicación con los espíritus de manera efectiva y sin interrupciones. Lo denominan como «el camino» hacia lo sobrenatural. Asimismo, se usa como base para realizar hechizos y otros rituales que tienen como objetivo dispersar la energía negativa.

Durante cualquiera de estas ceremonias, se realizan bailes alrededor de este emblema que ha sido estampado en el suelo. Esto promueve la invocación y llama a los ancestros, siempre que se haga hacia la izquierda.

Para que notes su relevancia, en Savannah, Georgia se encuentra una iglesia histórica afroamericana y en ella se hallaron varios cosmogramas de Kongo en los cimientos del sótano. Se puede notar los encargados en construirla, hicieron hoyos en el suelo para colocar tales gráficos y así realizar distintos, rezos, meditaciones u otra clase de ritos.

También en otra plantación ubicada en Maryland, arqueólogos desenterraron artefactos que fueron identificados como una combinación entre simbolismos cristianos y este reconocido cosmograma, indicios de que allí se efectuaron procedimientos ceremoniosos por parte de esclavos. Asimismo, demuestra la clara combinación entre ramas religiosas americanas, europeas y africanas que dieron nacimiento al Hoodoo.

Historia De Hoodoo

El Hoodoo inició principalmente como una forma de retención por parte de los esclavos hacia sus costumbres natales. Por supuesto, como eran originarios de diferentes zonas, sólo tenían conocimientos de su propia creencia y luego al verse expuestos hacia compatriotas cuyas tradiciones variaban ligeramente, empezó un intercambio multicultural.

De esta manera, mantuvieron la influencia mágica del Bakongo que se encuentra en Africa Central, introduciendo el ya mencionado cosmograma Kongo y también los espíritus conocidos como Simbi que representan el agua, elemento importante en las corrientes religiosas africanas.

Asimismo, conservaron el legado de África Occidental mediante ciertos componentes de la famosa religión Yoruba, como una diversidad de bailes espirituales e incluso distintas deidades del pueblo étnico Fon y Ewe.

Durante todo este intento de preservar sus hábitos, los esclavos eran obligados a volverse cristianos o católicos, por lo que aprendían aspectos de las mismas que luego fueron agregando a sus prácticas africanas secretas, consiguiendo con éxito el sincretismo entre todas las religiones mencionadas.

A su vez, empezaron a educarse sobre botánica a través de comunidades indígenas y de allí, obtuvieron inspiración para preparar las mezclas, brebajes e incluso pócimas que utilizaban con el fin de mejorar la salud, atraer felicidad o cosas similares.

Ahora bien, el nivel de las prácticas de Hoodoo variaba mucho dependiendo de la región y como actuaban los dueños de los esclavos de ese entonces.

Por ejemplo, en una plantación al sureste de Estados Unidos vivían africanos pertenecientes al pueblo gullah que gozaron de cierta «libertad» debido al aislamiento de la zona, por lo que no eran vigilados constantemente y los propietarios no hacían visitas consecutivas, situación perfecta para que practicaran sus rituales con mayor frecuencia pero igual de manera clandestina.

Por otro lado, en una plantación de trabajo en el delta del Mississippi, había una población de africanos mucho más densa y existía una fuerte vigilancia, por lo que no podían hacer sus ritos de forma seguida y cuando lograban hacerlo, era en algún lugar oculto donde no fueran capturados en el acto.

La razón de que los afroamericanos necesitasen hacer sus ceremonias en total secretismo, recae en las reglas impuestas por las plantaciones donde se les prohibía congregarse para realizar tributos a sus creencias.

Tales normas eran una precaución para que no existieran reuniones entre los esclavos y los negros libres, puesto que éstos últimos animaban a los primeros a luchar por un trato digno con la ayuda y protección del Hoodoo, una situación que los dueños esclavistas evidentemente no querían que sucediera porque les desfavorecía.

Por tal motivo, se implemento el Code Noir para que tales costumbres africanas fueran ilegales y se sancionara a cualquiera que lo hiciera. De hecho, el tercer artículo de este ley dicta lo siguiente: “Prohibimos las prácticas públicas de cualquier tipo de religión que no sea católica”.

hoodoo

Este escenario de prohibición continuó por varias décadas, no obstante, esclavos y negros libres seguían organizándose de manera furtiva para la realización de ceremonias.

Si bien su intención era llevar un bajo perfil, en muchas ocasiones y por la inspiración que daba el Hoodoo, las personas afroamericanas sin libertad hacían alborotos para convertirse en ciudadanos dignos.

Como muestra de esto, tenemos la revuelta de esclavos en Nueva York del año 1712, un suceso de grandes proporciones que resalta por el incendio de varios edificios y por varios asesinatos de personas blancas.

El cabecilla de esta protesta fue un mago africano libre conocido como Pedro el Doctor que preparó un polvo con propiedades mágicas para todos los participantes del evento. Se supone que dicho polvillo debía frotarse en la piel para obtener protección y empoderamiento.

Si bien este hecho no termino de manera positiva para los esclavos, demostró que las creencias religiosas no católicas eran una fuente de inspiración para la rebeldía de los mismos, por eso las leyes contra ellos se volvieron más estrictas y prohibitivas.

Avanzando un poco en el tiempo hasta el año 1836, tenemos que el ex esclavo, escritor y abolicionista William Wells Brown ayudaba a numerosos afroamericanos en esclavitud a escapar de sus trabajos forzados, justo como él hizo anteriormente.

Los ayudaba a esconderse, reubicarse y empezar una nueva vida lejos de su residencia anterior, sin embargo, lo que más hacía era entregarles bolsas de mojo, una especie de amuleto mágico que les otorgaba resguardo ante la maldad de los opresores y les daba energía para seguir luchando por sus objetivos.

En uno de sus tantos libros cuenta como ayudó a las personas esclavas en una plantación de Kentucky que en lugar de querer huir, deseaban un mejor trato por parte de sus señores. Para eso, les enseñó a hacer sus propias bolsas de mojo con ramas del terreno y les indicó hacer un pequeño ritual todas las mañanas. Según sus propias palabras, el resultado fue positivo.

Ahora bien, hay más historias en donde la magia del Hoodoo es el centro, como la que habla sobre el esclavo Dinkie, un afroamericano que era respetado e incluso temido en la plantación donde vivía.

Además, se sabe que nunca trabajó como el resto de sus compatriotas y era capaz de ganar discusiones con sus superiores. La diferencia entre él y el resto era que utilizaba conjuros para protegerse y al mismo tiempo, ser intimidante. Siempre llevaba una piel se serpiente seca, una rana y un lagarto como sus símbolos para manejar las energías místicas.

También podemos mencionar a Henry Clay Bruce, otro abolicionista y escritor negro que registró toda su experiencia de esclavitud en una plantación de Virgina. Comenta en repetidas ocasiones, que contrataba a magos para que evitaran la venta de esclavos mediante el uso de ritos mágicos.

En el caso de Louis Hughes, un hombre que trabajaba forzosamente en varias plantaciones entre Tennessee y Mississippi, llevaba consigo una bolsa de mojo que le ayudaba a evitar los azotes de los esclavistas.

hoodoo

Por otra parte, el ex esclavo y abolicionista Henry Bibb escribió en su autobiografía que constantemente acudía a magos y doctores del Hoodoo para obtener diversos amuletos de amparo personal, así eludía los castigos físicos.

Se sabe también que el antiguo esclavo, abolicionista y autor Frederick Douglass, escribió en su autobiografía que buscó ayuda espiritual de un mago llamado Sandy Jenkins. Éste le hizo caminar hasta un bosque y en ese lugar encontraron una raíz que se convertiría en su talismán de seguridad.

Para que funcionara, Jenkins le indicó que debía llevar este elemento natural en su bolsillo derecho siempre que quisiera protegerse de ser golpeado o azotado por una persona blanca. Poco tiempo después, Douglass comprobó la eficacia de tal objeto al tener un percance con su capataz y salir ileso del mismo, sin castigos de ningún tipo.

Es por estos miles de acontecimientos que podemos notar la relación cercana entre los afroamericanos y el Hoodoo, como esta creencia surgió de la necesidad de resistencia y protección contra la dominación de los blancos, convirtiéndose en una parte esencial de su vida antes y también ahora.

Diferencias Entre Voodoo Vs Hoodoo

Dado que sus nombres son similares, ambas corrientes suelen ser confundidas entre sí por sus raíces africanas, sin embargo, su origen y evolución fueron distintos, terminando claramente en dos sistemas de creencias con identidad única.

Primeramente, el Voodoo es una religión formada y practicada por sus creyentes, quiere decir que posee la estructura de una institución que incorpora líderes espirituales, servicios religiosos y la presencia de deidades únicas.

Mientras que el Hoodoo, carece de esa organización estructural para enfocarse en la energía que hay en el mundo terrenal y también sobrenatural, aprovechándola para hacer conjuros mágicos que pueden resolver muchos problemas o atraer la buena fortuna.

Tomando en cuenta estas cualidades, aquellos que son adeptos al Voodoo creen en un Dios único que se encuentra en un plano superior inaccesible y en entidades de menor rango pero igualmente importantes que pueden adorarse para mostrar respeto hacia el todopoderoso. En este sentido, los llamados Voduistas realizan ofrendas y diversos rituales ceremoniosos para mostrar su respeto, lo que podría envolver el uso de comida, bebidas, canciones o bailes.

Por otra parte, los seguidores del Hoodoo o también conocidos como Rootworkers se apoyan en la magia y en fuerzas sobrenaturales para mejorar distintos aspectos de su vida. Acuden a conjuros, hechizos o pócimas para lograr tales objetivos, mezclando conocimientos de cultura africana, religión católica y botánica indígena. Asimismo, es realmente común la creación de amuletos con propósitos específicos, como alguno para mejorar la salud o tal vez para atraer el amor.

Tales contrastes llevan a que el Voodoo sea una práctica más grupal y el Hoodoo resulte en una disciplina más bien individual. Sin embargo, esto no es una regla escrita en piedra, simplemente son las conductas que más se repiten en cada uno de estos credos por la naturaleza de sus filosofías.

Hechizos De Hoodoo

Son muchos los hechizos que podemos encontrar, pero vamos a mencionar algunos de los mas relevantes:

Proceso de “búsqueda”

En un procedimiento llamado “búsqueda”, un practicante va a pedir la salvación del alma de una persona, para que una Iglesia de Gullag puedan aceptarlos. Un líder ayude con el proceso, una vez que este mismo piense que las personas ya están listas para el ritual, a lo cual van a anunciarlo a la iglesia.

Mediación espiritual

El propósito del Hoodo era permitirles a las personas el acceso a fuerzas sobrenaturales para que pudieran mejorar sus vidas. El Hoodo tiene el objetivo de ayudar a las personas a alcanzar poder o éxito, en varios ámbitos de la vida.

Entre esos aspectos se incluyen el dinero, amor, salud y trabajo. Como muchas otras prácticas espirituales, el uso extenso de hierbas, minerales y posesiones de varios individuos es algo recurrente.

El contactar con ancestros y otros espíritus desde la muerte es una práctica muy importante dentro de las tradiciones de hechicería. Además, recitar los salmos de la Biblia también es considerado como algo importante en el Hoodoo.

Sacrificio de animales

El practicar los sacrifico de animales es algo muy común en África y funcionan como ofrendas a los espíritus, así es posible pedirles protección, curación u otro tipo de peticiones.

Cuando los africanos fueron esclavizados en los Estados Unidos estas prácticas continuaron en el Hoodoo y también en el Voodo, son tributos a tales entidades y lo más común es que se utilicen gallinas para completar el acto.

Hoodoo En La Literatura

Aunque no lo creas, el Hoodoo está presente en numerosas muestras literarias, pudiendo ser publicaciones creativas o investigativas que señalan la relación cercana de los afroamericanos con esta corriente mágica espiritual.

Tenemos entonces a la escritora y antropóloga Zora Neale Hurston con su novela Sweat. Allí relata la historia de Delia, una lavandera que sufre de fobia hacia las serpientes y cuyo esposo, se aprovecha de eso para mantenerla controlada. Mientras se desarrollan los hechos, la joven Delia aprende hechizos de Hoodoo e incluso algo de Voodoo, conocimientos que aplica para encantar a su marido y tener una mejor vida en general.

También puedes encontrar obras del poeta, dramaturgo y ensayista Ishmael Reed que están relacionadas a este tema. En la mayoría de sus escritos habla sobre como empezó y evolucionó la relación de los descendientes africanos hacia la espiritualidad, mezclando costumbres de diversos lugares. Su libro Mumbo Jumbo tiene muchas referencias de como el Hoodoo salvó la vida de esta población específica.

Finalmente, podemos mencionar que la novelista Gloria Naylor publicó un ejemplar llamado Mama Day donde resalta los aspectos benévolos pertenecientes al Hoodoo. Se trata de una historia de amor donde la protagonista femenina se ve en graves problema y su pareja preocupada recurre a los rituales místicos de una ingeniosa anciana para salvarla.

Hoodoo Y La Adivinación

Como puedes imaginar, la adivinación dentro del Hoodoo se inspira en varias costumbres y tradiciones provenientes de África, las cuales pueden determinar las posibilidades que depara futuro, por ende, se sabe de antemano que camino se debe tomar para hacer realidad alguna de las alternativas previstas.

Entonces, es una practica que intenta buscar algún tipo de orientación con respecto a los cambios de vida, pudiendo ser algo individual o algo comunal. Además, es una disciplina donde los interesados buscan a un experto en la materia, quienes a su vez pueden utilizar diferentes rituales o procedimientos para vaticinar.

Cartomancia

La cartomancia es la práctica de usar cartas del tarot o naipes para recibir información del espíritu, interpretando cada señal para dar una respuesta concreta de lo que podría suceder en días, semanas o años posteriores.

Cleromancia 

Por otra parte, la cleromancia es la técnica donde se lanzan objetos sobre una superficie y según cómo caigan, se obtienen presagios de eventos específicos. Estos elementos pueden ser dados, huesos, monedas, conchas o incluso palos.

Astrología natural 

La astrología natural es el estudio de la posición o el movimiento de los cuerpos celestes y como ellos afectan los asuntos naturales humanos. Básicamente, es interpretar la influencia de estos astros y planetas sobre la vida aquí en La Tierra.

Augurio

El augurio como doctrina consiste en descifrar y entender ciertos indicios peculiares como muestras de lo que sucederá en un futuro cercano o lejano. De esta manera, se estaría esperando por una promesa o profecía.

Oneiromancia 

En la oneiromancia se utilizan los sueños como una herramienta para vislumbrar y entrever lo que viene más adelante. Es posible recibir señas de manera inadvertida mientras se duerme o tratar de inducir este tipo de ensoñación mediante algunos ritos antes de dormir.

Hoodoo: La Magia Que Salva Vidas De Los Esclavos Del Sur

Como pudimos apreciar a lo largo del artículo, esta historia olvidada hace mucho tiempo; atestigua el genio de muchos esclavos de Louisiana, Mississippi, Georgia y Carolina del Sur, donde en medio del horror, desarrollaron un arte deslumbrante que se utilizó en secreto para aligerar la carga de la vida.

Para ese momento se llamaba «Conjure», «Rootwork» o «Tricking». Luego en la era posterior a la esclavitud, se adoptó el término que todos conocemos como «Hoodoo».

Está claro que no debe confundirse con el vudú o alguna otra religión puesto que el Hoodoo es una mezcla de cristianismo y prácticas mágicas traídas por cautivos de la región bantú de África. No posee una estructura religiosa, líderes o deidades representantes, es una práctica que se enfoca en la fuerza mística del universo.

En este sentido,  no es necesario ingresar al Hoodoo mediante ritos y tampoco existe un templo específico para rendir culto, después de todo, esta creencia se generó orgánicamente a partir del instinto de supervivencia. Además, a diferencia del Palo Mayombe o la Santeria en todo el Caribe, resulta que es exclusivo de los Estados Unidos.

De esta manera, los esclavos del sur se adaptaron a su nuevo entorno y aprendieron las propiedades mágicas de las plantas, árboles, piedras, animales, suelo e incluso arroyos que allí se encontraban. Por ejemplo, en el continente africano, el cementerio es sagrado y simplemente es el lugar de descanso eterno.

Sin embargo, en la plantación, el entorno del cementerio es bueno o malo. El cementerio se convierte en un poderoso componente del «The Work».

Aún más sorprendente es que los esclavos reconocieron la Biblia, que se usó para racionalizar su estatus en la vida, y podría usarse para lidiar con sus opresores. En otras palabras, revirtieron el hechizo de esclavitud usado por el clero y citaron la misma Biblia a su favor. 

Muchos magos usan escrituras específicas en el Cantar de los Cantares, Levítico, Salmos e incluso el Evangelio de Mateo para lanzar sus hechizos o encantamientos. Aunque si debemos recalcar que los detalles concretos de esto van más allá del alcance de nuestra investigación.

No obstante, podemos mencionar un último ejemplo sobre la influencia del Hoodoo y cómo diversas personas asumieron con éxito esta magia.

Entonces, tenemos a la famosa Harriet Tubman quién fue una de las creadoras de la Red de Esclavos Emancipados (Ferrocarril Subterráneo) y según la leyenda oral, fue una hechicera.

Esta mujer mágica y muy talentosa trataba a las personas con hierbas y métodos curativos que sin duda tenían esencia mágica. Las personas entrevistadas en 1860 creían que poseía poderes sobrenaturales. Asimismo, se sabe que caminaba por el cementerio a medianoche para rezar y recolectar raíces o hierbas especiales.”

En conclusión, no hay que, de un miedo indescriptible, nació el Hoodoo y se convirtió en la columna vertebral de los esclavos para superar las adversidades, conjurar protección o incluso atraer la felicidad. La verdad, los practicantes eran muy respetados en aquellos días y actualmente, sigue siendo un dogma que beneficia con seguridad a cualquiera que lo practique.

A lo largo de este escrito, hemos dado toda la información con respecto al Hoodoo, esperamos que te haya sido de ayuda y que hayas disfrutado de tu lectura.

Descubre más religiones afroamericanas: